La cacerola, edición #7.1

La cacerola, edición #7.1
La Cacerola

 
Play/Pause Episode
00:00 / 31:43
Rewind 30 Seconds
1X

Economías Feministas: Las trabajadoras domésticas

El Invierno ha llegado a la costa Este en esta esquina del mundo. Con cautela llegamos a este 2022. Después de casi dos años de pandemia, seguimos. Estamos consientes de los retos que han significado estos largos meses, en nuestros cuerpos y salud mental.

A pesar de que la atención a la salud mental es vital, si las condiciones laborales que nos mantienen oprimidas no cambian el problema continuará. Tenemos que encontrar soluciones tangibles que cambien nuestra vida significativamente.

Es por eso que en  la colectiva Comadre Luna nos hemos dado a la tarea de explorar los logros de mujeres en la línea de frente que día a día luchan para construir estos futuros colectivos desde perspectivas feministas. En esta edición de la Cacerola hablamos sobre la lucha de las trabajadoras domésticas. Acompáñanos a estos dos episodios dedicados a Las Economías Feministas. En esta ocasión dedicado a la lucha de las trabajadoras domésticas.

Ilustración de Cristina Arancibia

En Esta Cacerola podrán escuchar:

A partir del 1 de mayo de 2020, las trabajadoras del hogar de Filadelfia están protegidas por la Carta de derechos de las trabajadoras del hogar. Los trabajadores domésticos incluyen niñeras, limpiadores de casas, cuidadores y otras personas que brindan servicios en el hogar.

Los empleadores de trabajadores domésticos deben:

  • Informar a sus empleados de sus derechos.
  • Brindar a sus empleados las protecciones y beneficios definidos en la ley.
  • Mantener  registros que demuestren el cumplimiento.

Las violaciones de la Carta de derechos de los trabajadores domésticos incluyen:

  • No proporcionar un contrato por escrito.
  • No proporcionar pausas para comer y descansar.
  • No realizar un seguimiento y proporcionar tiempo libre remunerado.
  • Participar en discriminación o acoso sexual.
  • Participar en la trata laboral, incluida la conservación de documentos personales.
  • Participar en la vigilancia en el lugar de trabajo de un trabajador doméstico.
  • No proporcionar un aviso de terminación con dos semanas de anticipación o una indemnización por despido de dos semanas.
  • No proporcionar un aviso de despido con cuatro semanas de anticipación o una indemnización por despido de cuatro semanas a los trabajadores residentes.
  • Tomar represalias contra un trabajador doméstico por ejercer sus derechos bajo esta ley, incluidas las amenazas relacionadas con el estado migratorio.
  • No notificar a los empleados sobre sus derechos y mantener registros que demuestren el cumplimiento.

Para presentar una queja a la Oficina de Protecciones de les Trabajadores en el Departamento de Trabajo. Pueden llenar la forma de quejas  en la página de la ciudad https://www.phila.gov , llamar por teléfono al número (215) 686-0802 o enviarla a la dirección electrónica  domesticwork@phila.gov 

¿Quiénes hacemos La Cacerola?

La Cacerola, es una producción de la colectiva feminista Comadre Luna. Agradecemos la participación en este episodio de María del Carmen Díaz y Betania Shepard. Las entrevistas fueron realizadas por Alejandra Álvarez García. La edición, locución y producción fue realizada por Ana Martina. La ilustración de este capítulo es de Cristina Arancibia.

Musicalización

Las melodías musicales de sintonía inicial y créditos finales, fueron creadas y producidas por el colectivo Lost Distance Music Connection, integrado por Antonio Torrisi (guitarra, violín y percusiones), Adriá Brossa (saxofón y flauta), Noah Smith (bajo) y Krisztian Shippy Sipos (percusiones). Melodías adicionales de Inaequalis, Lex Villena, Tea K Pea, Monolog Rockstars, Christian H. Soetemann.

Licencia del contenido

La Cacerola es una producción con licencia Creative Commons CC-BY-NC-SA 3.0.

Patrocinio

La Cacerola es producida gracias al apoyo de la Fundación Bread and Roses y a todes aquelles que sostienen nuestro trabajo, para donar pueden dirigirse a nuestro sitio web comadreluna.org.